10/30/2012

Imperfectos



Imagínense la situación conjunta de dos personas solas un sábado a la noche sin saber que hacer. Greta y yo. Sin ganas de hacer algo. Con las simples ganas de pensar ¿Simples?.. y de recordar un poco ¿¡Un poco!? 

Lo interesante de la vuelta es caminar por la calle y pensar que nadie sabe lo que viviste, apreciando la hipotética idea de que la gente realmente esté preguntándose qué habrás vivido; pero sabemos que eso es imposible. Es temporal, me dicen. ¿Qué es lo que convierte esos lugares en mi casa los pocos dias que habito en ellos? Probablemente la insatisfacción de vivir en este páramo.
Esas veces que hay cosas que no puedo decir. Secretos que no puedo contar ¡Porque no los puedo contar!
Eso es, se sugiere poseer la virtud de escuchar como un amigo lo hace. Si lo fueses, podría contarte todo. 


Si lo fueses podría decirte tantas cosas. Pero ¿le interesaría a un amigo? 

Imperfectos. Esa es la palabra precisa. 

 Hay algo que intento decir y sin embargo no puedo.

Qué idea tan recurrente.

Dicen que cuando estas despierto es porque no estas dormido.