4/13/2013

Y bendita sea la impulsividad, porque nuestra falta de discernimiento nos presta a veces buen servicio cuando fracasan nuestros planes más elaborados.